Países aliados de Cuba solo defienden sus intereses ante el régimen de Nicolás Maduro



La crisis humanitaria por la cual atraviesa Venezuela ha sido catalogada como una de las peores en la historia del país caribeño; sin embargo, aún existen países que se hacen los desentendidos y prefieren resguardar los compromisos económicos que han adquirido con la nación petrolera.

China, Turquía y Rusia, son los primeros en presentar preocupación ante el desenlace que pueda tener el régimen del socialista Nicolás Maduro en los próximos días, a quien los gobiernos democráticos del mundo presionan sin cesar para que abandone el poder.

¿Pero qué tienen en común esas naciones, amigas de los Castro? Las grandes inversiones que han hecho en los sectores minero y energético.

Iván García, del Diario Las Américas, consultó a varios economistas sobre este tema y cómo les afectaría la caída del régimen a sus grandes aliados, entre ellos Cuba, en cuya cárcel de Guantánamo (destinada por Estados Unidos a los terroristas), estaría la celda para Nicolás Maduro, según intención del asesor de Seguridad Nacional de Donald Trump, John Bolton.

Los factores políticos venezolanos ya establecieron una ruta para el retorno de la democracia: cese a la usurpación, gobierno de transición y elecciones libre, tres de las oportunas propuesta que el recién juramentado presidente encargado, Juan Guaidó, ha usado como su bandera ante el mundo.

Hay asesoría militar y de inteligencia

Para el exdocente de Historia, Reinaldo, quien sigue los escenarios de venezuela, desde la intentona golpista del 4 de febrero de 1992 “es necesario que los militares cedan y dejen solo a Maduro y así evitar males mayores, al menos los mandos intermedios, pues los de más arriba están corrompidos y muy comprometidos y saben que sus cabezas rodarán”.

Insistió en que los militares no deben demorarse, ante las pretensiones de Nicolás Maduro de llamar a elecciones para sustituir a los diputados de la Asamblea Nacional, hoy, de mayoría opositora.

El profesor aseguró, que en Cuba, la crisis venezolana presenta pocos reflejos. “Los hermanos Castro siempre fueron aliados incondicionales de Hugo Chávez y en la actualidad, el neo castrista Miguel Díaz-Canel sigue brindándole asesoría militar y de inteligencia a Nicolás Maduro. Pero existen otros actores políticos involucrados en Venezuela. Cada uno busca resguardar sus intereses como Rusia, Turquía y China, que han invertido miles de millones de dólares en el sector energético y minero”, sentenció.

Sobre el caso de Turquía y China, en caso de que Juan Guaidó les garantice estabilidad (por ahora diálogo y relaciones diplomáticas),  dijo que “Putin tiene otros intereses. Busca afincar a Rusia como centro de poder mundial y en estrategia geopolítica crearle un conflicto en una zona de influencia a Estados Unidos. Pero si la administración de Trump le promete levantar las sanciones económicas a Rusia después de la anexión de Crimea o le garantiza que no van perder sus inversiones en Venezuela, al mandatario ruso no le daría ningún pudor cambiar de postura”.

Cuando el socialismo llegó a Venezuela

“La dictadura cubana allanó el camino a Miraflores sin dar un golpe de Estado ni tirar un tiro. Con absurdas recetas ideológicas y erradas doctrinas políticas, Fidel Castro y Hugo Chávez condujeron al país al actual precipicio en que se encuentra”, dijo el profesor de Historia, quien además reflexionó sobre lo que no debe hacerse en los ámbitos políticos y económicos.
-Lo que ocurre en Venezuela no es prioridad entre los cubanos de a pie, quienes llevan décadas subsistiendo con libreta de racionamiento, rodeados de penurias y limitaciones. A pesar del despliegue de los medios estatales con sus campañas y panegíricos para rescatar a su soldado Maduro, desconocen el contexto venezolano.

Las consecuencias para Cuba si cae Maduro

Los especialistas en economía no tienen un panorama positivo en caso de que Nicolás Maduro salga de Miraflores, en Caracas. Cuba entraría en un decrecimiento económico si el tío de los narcosobrinos dimite.

“Pero nunca como en el Período Especial de los años 90, cuando el PIB cayó un 35 por ciento. Ahora la economía está más diversificada y pese a las trabas y regulaciones, el cuentapropismo [trabajo privado] se ha consolidado (recientemente, el Ministerio del Trabajo informó que más de 1,4 millones de cubanos laboran en el sector privado o sea, el 13% de la población). De cualquier manera, con Maduro o sin Maduro, el país va a entrar en recesión, pues no hay sustitutos del petróleo venezolano que se obtiene en concepto de trueque. El gobierno no tiene suficiente liquidez para derogar 2.000 o 3.000 millones en comprar petróleo en el mercado internacional”,  explicó un economista cubano.

Comentarios